Sensores

El sensor de intrusión es una forma de proteger hogares y negocios de la invasión. Es capaz de detectar inmediatamente si alguien ha ingresado al sitio y, conectado a los centros de monitoreo, puede inhibir la ocurrencia de acciones maliciosas. Además de las cámaras y alarmas, es un equipo esencial para garantizar la máxima seguridad.

Pero hay diferentes tecnologías disponibles en el mercado hoy. Cada uno de ellos fue diseñado para contextos específicos: áreas abiertas, semiabiertas, cerradas, con ventanas, puertas o muros. Por lo tanto, al diseñar un sistema de seguridad en el hogar o en la empresa, es común que surjan dudas: ¿cuál es la aplicación de cada uno? ¿Qué tipo funciona mejor para cada entorno?

En este artículo, hablaremos sobre los diferentes sensores de intrusión y qué tecnologías funcionan mejor en cada caso. ¡Sigue leyendo para aprender mas!

Cómo funciona el sensor de intrusión

Los sensores de intrusión se pueden clasificar ampliamente en tres tecnologías de detección:

Sensor de barrera

Esta tecnología utiliza sensores en pares (un transmisor y un receptor) para formar una barrera protectora en línea recta, con rayos infrarrojos invisibles a simple vista. Identifica la presencia de quienes superan esta barrera. Por lo general, se aplica en paredes y cercas, pero también es posible apilar sensores para crear una barrera vertical para proteger ventanas, puertas y lugares sin paredes, por ejemplo. Otra aplicación es complementar las cercas eléctricas en puertas y pasillos.

Sensor de movimiento

Las diferentes tecnologías de detección entran en esta categoría: desplazamiento de calor o masa. Como su nombre lo indica, estos sensores pueden identificar la presencia de alguien por el desplazamiento de calor del propio cuerpo o, en el caso de usar aislantes térmicos, por el desplazamiento de masa en sí. Hay sensores en el mercado con inteligencia para distinguir animales domésticos de 20 a 35 kg, evitando disparos accidentales.

Sensor de apertura

Este tipo de sensor fue creado para capturar, a través de la variación del campo magnético, el impacto generado en la apertura de puertas y ventanas. De esta manera, sirven para proteger los accesos de la casa o empresa, con opciones para diferentes tipos y tamaños de puertas y ventanas: vidrio, acero, madera, etc. Existen modelos robustos que soportan impactos de hasta 2 toneladas y también modelos inalámbricos más simples y fáciles de instalar que no alteran la estructura de la residencia o la empresa.

Para cada una de estas tecnologías de detección, hay una variedad de modelos disponibles. A continuación, veremos qué considerar al elegir el sensor de intrusión para cada entorno.

Elegir el sensor de intrusión ideal para cada entorno.

Para elegir el mejor tipo de sensor de intrusión para cada entorno, lo ideal es tener un instalador, que observe las características de la ubicación e indique la mejor solución con el mejor sistema de detección de intrusos . Esto se debe a que cada ubicación tiene sus especificidades, y todo debe ser considerado: ya sea abierto, semiabierto o cerrado, qué área debe protegerse, qué hay alrededor, los tipos de puertas y ventanas y mucho más.

Aquí hay algunos consejos:

Sensores para exteriores.

Dos de los puntos esenciales al planificar el sistema de intrusión de área externa son:

  • Desgaste del equipo debido a la exposición al sol, la lluvia y el polvo: deben tener un grado de protección para que la operación no se vea comprometida.
  • Distinción de animales pequeños, como perros y gatos, para que no haya vacunas falsas.

En las áreas externas, los sensores de barrera son los más adecuados para las paredes, ya que crean una protección alrededor de toda la residencia.

Si hay un camino muy largo entre la pared y la casa, por ejemplo, puede complementar la seguridad con sensores de movimiento específicos para áreas exteriores, que pueden ser sol, lluvia y polvo, además de identificar animales pequeños.

Sensores para zonas semiabiertas.

A diferencia de las áreas abiertas, los lugares semiabiertos, como las parrillas de barbacoa y los balcones, no requieren tanta preocupación por el desgaste del equipo debido a la exposición al sol, la lluvia y el polvo, ya que estarán protegidos.

Sin embargo, aún es necesario utilizar sensores capaces de diferenciar a los animales pequeños para evitar disparos accidentales.

Sensores para espacios interiores.

Para proteger las áreas internas de hogares y negocios, la mejor estrategia es utilizar sensores magnéticos para puertas y ventanas. Al elegir, se deben tener en cuenta dos cosas: el material (acero, vidrio, madera) y la distancia de apertura (espacio de la ranura). Si la distancia de apertura soportada por el sensor es menor que la de la puerta o ventana en relación con la parada, puede disparar con un camión que genera vibraciones al pasar por la calle, por ejemplo. Por lo tanto, es necesario tener cuidado en la evaluación.

En las habitaciones internas, se pueden usar sensores más simples, con tecnología infrarroja e identificación de pequeños animales. Para pasillos, vitrinas y estantes, puede ser necesario adoptar sensores más específicos. Además, si hay un entorno que necesita seguridad adicional, como habitaciones con caja fuerte o joyería, puede optar por sensores más sofisticados, con detección de desplazamiento masivo, en caso de que se intente evadir los sensores con una manta térmica. , por ejemplo.

Sensor de intrusión: la tecnología adecuada para cada necesidad

Así como hay varios factores a considerar al elegir el sensor de intrusión más adecuado para cada entorno, existen muchos modelos y tecnologías disponibles.

Factores técnicos como el ángulo de apertura y el rango de movimiento y sensores de barrera son esenciales. También es necesario evaluar la calidad y resistencia de los materiales para sensores externos, la sensibilidad para evitar disparos accidentales y el método de detección más apropiado para cada situación. Finalmente, contar con tecnología avanzada con procesamiento digital y comunicación inalámbrica con monitoreo también colabora para garantizar la seguridad total.

Por lo tanto, es crucial contar con la ayuda de un profesional en el campo.